El origen de la Navidad

tumblr_lw35veel8E1r6gatb

Como todas las fiestas religiosas del catolicismo, la Navidad tiene su origen en celebraciones paganas muy anteriores a la propia religión católica. No existe ninguna prueba ni evidencia que feche el nacimiento de Jesucristo el día 25 de Diciembre. Su origen es claro, la cristianización del solsticio de invierno celebrado en la mayoría de las culturas antiguas. Cuando el cristianismo se abría paso en tiempos del Imperio Romano, era más fácil asimilar festividades que ya se celebraban que introducir otras nuevas.

310px-Mural_-_Birth_of_ChristEl nombre de la fiesta Navidad, proviene del latín nativitas, nativitatis, “nacimiento”. Ciertamente se desconoce por qué se eligió el 25 de diciembre para celebrar la Navidad, pero todo apunta a que los cristianos de aquella época se hubieran propuesto reemplazar con la Navidad la fiesta pagana conocida como natalis solis invicti (festival del nacimiento del sol invicto), que correspondía al solsticio de invierno en el hemisferio norte, a partir del cual empieza a aumentar la duración de los días y el sol sube cada día más alto por encima del horizonte.

Pero no sólo los romanos celebraban el solsticio de invierno, otros pueblo de la Antigüedad también lo hacían. Los germanos celebraban el nacimiento de uno de sus dioses, Frey, el 26 de Diciembre y sabéis como lo hacían pues adornando un árbol en lo que sería el precedente de nuestros árboles de Navidad. En los pueblos precolombinos encontramos varios ejempos. Así los mexicas rendían culto a Huitzilopochtli, dios del sol y de la guerra, precisamente en el período que iba del 7 al 26 de diciembre de nuestro calendario. Los incas, por su parte, celebraban el 23 de Diciembre el Cápac Raymi o Fiesta del Sol Poderoso.

Con la llegada de los invasores teutónicos a la Galia, a Inglaterra y a Europa Central, ritos germánicos se mezclaron con las costumbres celtas y fueron adoptados en parte por los cristianos, con lo que la Navidad se tornó desde muy temprano una fiesta de comida y bebida abundante, con fuegos, luces y árboles decorados.

fiestas-saturnales-gabriel-castelloEl 25 de diciembre se celebraba el nacimiento del sol de invierno personificado en el dios Mitra, de origen persa, asimilado por los romanos y de culto mayoritario, y antes, entre el 17-23 del mismo mes los romanos celebraban las Saturnales, en honor de Saturno, divinidad agrícola protectora de sembrados y garante de cosechas.

Durante la Saturnalia, consagrada especialmente al regocijo y la convivencia, se suspendían numerosas actividades públicas: la escuela, el Senado y los tribunales deSaturnalia justicia interrumpían sus funciones; se liberaba a los prisioneros, que agradecidos depositaban las cadenas en el templo de Saturno; y hasta se aplazaba la ejecución de las penas capitales. Los romanos intercambiaban regalos y visitaban a amigos y familiares. Eran fiestas de excepcional permisividad, pues actitudes prohibidas o inusitadas durante el resto del año recibían licencia en las Saturnales. Dormitaba, por ejemplo, la ley, severísima, sobre los juegos de azar, y los romanos veían crecer o mermar su patrimonio en el juego de los dados, las tabas y la lotería. Pero nada más llamativo (y carnavalesco) que el protagonismo que adquirían los esclavos. Durante estas jornadas vestían las ropas de sus señores, que les servían en la mesa, mientras ellos despotricaban contra sus dueños sin temor a castigo alguno. Días de desenfreno, orgías y bacanales.

Después del día 25, empezaba el festival de Sigillaria, dedicado, sobre todo, a hacer regalos a los niños: anillos, muñecos de terracota, sellos, tablas de escritura, dados, pequeños objetos, monedas y canicas. Durante estos días, se decoraban las casas con plantas verdes, se encendían velas para celebrar la vuelta de la luz, y se colgaban figuras de los árboles.

En tiempos del Emperador Constantino I (272-337), Roma era pagana, el mitraísmo era el culto dominante y el cristianismo estaba prohibido. Pero fue este emperador el que, sin dejar de rendir culto a los dioses paganos de Roma, legalizó el cristianismo en el año 321 y declaró que el día del “nacimiento del sol invencible”, que se celebraba el 25 de diciembre, debía ser considerado como una nueva fiesta cristiana para celebrar el nacimiento de Cristo. Así, no se alteraba el calendario romano, y las tradiciones paganas se fueron adaptando al cristianismo. En el 350, el papa Julio I reconoció oficialmente el 25 de diciembre como la Fiesta de la Natividad.

nacimientoHasta el siglo V, la Iglesia de Oriente siguió conmemorando el nacimiento del niño Dios de los cristianos el 6 de enero, basándose en las referencias de un académico griego, Clemente de Alejandría, que a su vez escribió sobre otro maestro griego, Basillides, que dijo que Jesucristo nació el 6 de enero. Así lo siguen celebrando hoy algunos cristianos ortodoxos. La Navidad llegó a Inglaterra en el siglo VI y a los países nórdicos en el VIII. Una vez que la Iglesia oriental instituyó el 25 de diciembre para la Navidad, el bautismo de Jesús empezó a festejarse en Oriente el 6 de enero, pero en Roma esa fecha fue escogida para celebrar la llegada a Belén de los Reyes Magos.

Así pués, la Navidad que celebramos es una fecha elegida a conveniencia basada en una amalgama de distintas tradiciones griegas, romanas, germanas, celtas, etc., cuyo común denominador es solsticio de invierno.

Ahora la pregunta del millón: ¿cúando nació Jesús?. No se sabe aunque hay varias hipótesis al respecto. Parece bastante claro que Jesucristo no nació en diciembre. Es muy improbable que los pastores durmiesen con sus ovejas a la intemperie ese mes, cuando las temperaturas en Judea caían hasta bajo cero y era época de lluvias. Pero eso es otra historia.

¡FELIZ NAVIDAD!

Arboles+de+navidad+(68)

Fuentes: mnbarahona.blogspot.com; kindsein.com; wiccaspain.es