Recorte Gubernamental en gasto social

13-mayo-10blog

La incompetencia del Gobierno en la gestión de la crisis es un triste hecho, pero además de incompetente es cobarde: las medidas para recortar el gasto y aumentar los ingresos penalizan, como siempre, las partes más débiles del sistema: recorte del sueldo de los funcionarios, congelación de pensiones, eliminación de ayudas sociales, etc.

Recortar el sueldo de los funcionarios es demagógico e injusto. Si bien el estereotipo del funcionario como alguien privilegiado y “vago” se certifica en algunos puestos burocráticos, que básicamente reproducen el comportamiento de los niveles superiores del escalafón, hay que recordar que funcionarios son también médicos, personal sanitario, policias, cuerpos de seguridad del Estado, bomberos, y un largo etcétera.

Cuando se supriman infinidad de puestos y cargos públicos innecesarios, empezando por el Senado y siguiendo por secretarias, subsecretarias y asesores; cuando se eliminen privilegios y prebendas de diputados y políticos, incluidos coches oficiales; cuando la retribución de altos cargos, diputados y otros se recorte significativamente en prestaciones, complementos y dietas (si cobraran por la consecución de objetivos, estaban casi todos en el paro); cuando, en definitiva,  la cúpula de la administración del Estado sea lógica, transparente, eficaz y persiga con rigor la corrupción que es una sangría para el erario público, sólo entonces estará un gobierno legitimado para pedir u obligar al resto a ciertos sacrificios.

paro