Banqueros en el fondo del mar

potd-sculptures_2373498k

Banqueros en el fondo del mar no es sólo la expresión de un ferviente deseo, sino una composición escultórica del inglés Jason de Caires Taylor que se expone en un insólito y majestuoso museo: el fondo del mar de Cancún, México.

Segín el autor “simboliza la resistencia a reconocer la crisis y la irresponsabilidad de las instituciones financieras y gubernamentales”.

potd-sculptures_2373498k1

Banqueros en el fondo del mar es una de las últimas obras sumergidas de Jason de Caires que pueblan el fondo marino mexicano. Con ellas, el autor expresa sus sentimientos a través del arte a la vez que sirven para proteger el medio ambiente. Las esculturas sumergidas están hechas con un material que favorece la proliferación de corales que, con el paso del tiempo, quedarán cubiertas por la flora y fauna submarinas.

Con ello  el autor pretende crear un nuevo arrecife de coral que atraiga la atención de los turistas y proteger así los corales en peligro por el turismo: “La idea es crear este parque subacuático para que los visitantes se alejen de los arrecifes naturales y no haya personas a su alrededor haciendo “snorkel” o buceando y molestándolos. Alejamos a esas gentes de esos lugares y las traemos aquí a estas áreas más controladas”.

Las más de 500 obras que hasta el momento componen este espectacular proyecto se enmarcan en el denominado Silent Evolution (evolución silenciosa). La Evolución Silenciosa se refiere al proceso por el que el mar se apropiará de estas esculturas, que serán desgastadas por la acción del agua y habitadas por corales, pólipos y todo tipo de fauna y vegetación marinas.