Sus Señorías los Diputados: ¡ A la Mierda!

Parece ser que sus sufridas Señorías están molestos por la indignación que ha levantado en la ciudadanía -que desfachatez,hasta les insultan por la calle a los pobres- las informaciones sobre los sueldos y prebendas de las que gozan.

Tan es así que el presidente del Congreso de los Diputados convocó este martes en la Cámara Baja a los máximos responsables de los medios de comunicación nacionales y a los portavoces de todos los grupos parlamentarios. En una comida reservada, José Bono les pidió que ‘rebajaran’ en sus informaciones el nivel de crítica hacia los sueldos de sus señorías. Se están produciendo insultos y amenazas.

congreso

José Bono se mostró preocupado porque los periódicos, radios y televisiones están transmitiendo a la ciudadanía que sus señorías “cobran mucho y trabajan poco”. El tono que empleó, señalan las mismas fuentes, fue de gran inquietud por la imagen de la clase política que está calando entre la ciudadanía. El presidente de la Cámara Baja desveló que algunos diputados se habían dirigido a él para comunicarle que habían recibido insultos y amenazas por la calle. Una situación que, según advirtió Bono, resulta absolutamente intolerable.

¿Qué esperan?. Bastante pacientes estamos siendo. Según publica la plataforma clases medias.org, Apenas 100 de los 350 diputados del Congreso se dedica en exclusiva a su labor política. El resto complementa sus ingresos parlamentarios -entre 4.500 y 6.500 euros mensuales– en tertulias, consejos de administración, patronatos de fundaciones, cursos, conferencias, bufetes, universidades,…

La jornada laboral de un parlamentario no es ni de lejos maratoniana y tienen casi vacaciones escolares, falta a su puesto de trabajo cuando le da la gana sin consecuencias, salvo cuando lo exige la disciplina de partido. Si los diputados tuvieran que rendir cuentas a los votantes en lugar de hacerlo a los aparatos de sus formaciones, sus Señorías guardarían al menos la compostura. Y todo ello presuponiendo honestidad y transparencia en el desempeño de sus funciones, lo que es mucho suponer.