Cómo afecta la Ley de Costas a Guadalajara

Nuestros políticos viven tan inmersos en su mundo virtual, tan alejado de la realidad, que no saben dónde están ni para qué ni para quiénes gobiernan.

Los mal considerados servidores públicos dan muestras a diario de su incompetencia y, en muchas ocasiones también, de su estupidez.

Ejemplo: los diputados socialistas del Parlamento de Castilla-La Mancha, José Luis Ábalos Meco y Magdalena Valerio Cordero. Sus señorías habrán oído hablar, incluso quizá conozcan, el llamado “Mar de Castilla”, un precioso paraje que ocupa una superficie de 121 Km2 formado por los embalses de Almoguera, Bolarque, Entrepeñas, Estremera y Zorita, situados en el Tajo medio, y el de Buendía, en el bajo Guadiela, en la Alcarria Baja, entre las provincias de Guadalajara y Cuenca.

Como todo mar, el de Castilla también tiene su playa, la de Bolarque, próxima al municipio alcarreño de Almonacid de Zorita.

SAM_0607-940x474Playa de Bolarque

Pues bien, los susodichos diputados, puede que conocedores de que la Comunidad de Castilla y León destina fondos a la protección de ballenas, probablemente confundidos por eso del Mar de Castilla y ciertamente desconocedores de que Guadalajara está en el interior peninsular, interpelaron al Gobierno castellano-manchego sobre el impacto de la Ley de Costas en Guadalajara (fuente).

Así demuestran que al parlamento autonómico no se va sólo a dormir, sino a trabajar, a defender los intereses de los ciudadanos y a poner en aprietos a Cospedal.