Qué asco de país

madre--647x231

Qué asco de país. Me refiero a España, por supuesto. Un país en el que sus políticos, banqueros, empresarios y demás realeza, son una panda de corruptos, ladrones, estafadores, defraudadores y sinvergüenzas, cuyos desfalcos son de miles de millones de euros sin pena ni castigo.

Un país en el que una mujer víctima de su pareja, sin trabajo, sin dinero y con dos hijas pequeñas va a entrar en prisión por haberse encontrado hace seis años una cartera en el suelo y haber utilizado la tarjeta de crédito que en ella había para comprar comida y pañales por un importe de 193€. A prisión por 193 cochinos euros después, además, de estar pagando una multa y realizando trabajos sociales (Fuente).

Un país así da asco, aun más, ganas de armarse para sublevarse por tanta injusticia; para defenderse de los verdaderos delincuentes, el cáncer que nos está carcomiendo.

Sabine Moreau: el colmo del despiste

215298_620Sabine Moreau, de 67 años, residente en Erquelinnes -Bélgica- es el colmo del despiste al protagonizar un hecho ciertamente surrealista.

El pasado día 5 cogió su coche para ir a la estación del Norte en Bruselas, distante algo más de 100 Km de su domicilio, a recoger a un amigo que iba a pasar unos días en su casa. Conectó el GPS y se puso en marcha. El aparato no funcionó como es debido por lo que recorrió 1.450 Km durante dos días hasta Zagreb, la capital de Croacia, pasando por Alemania, Austria y Eslovenia. Aquí se percató de que no iba por buen camino, dio la vuelta y volvió a casa por donde había venido.

Un trayecto de una hora convertido en una excursión continental de dos días por cinco países sin darse cuenta.

“He visto todo tipo de señales, primero en francés, luego en alemán y finalmente en croata, pero yo continué conduciendo porque iba distraída” declaró la mujer. “Hasta que de repente aparecí en Zagreb y entonces caí en que ya no estaba en Bélgica”, dijo. “Reconozco que es un poco raro, pero yo estaba distraída”, añadió.

Itinerario inicial:

1

Itinerario final:

2Fuente