Alumbrado púbico

Alumbrado púbico: ahora se explica las pocas luces de los políticos y de donde proceden sus brillantes ideas.

pubico

Origen de la palabra esquirol

Esquirol, aquella persona que recibe una remuneración a cambio de romper una huelga. También se llama esquirol al trabajador que no acata la decisión de la mayoría de empezar una huelga laboral y continúa con sus labores; también se les llama rompehuelgas.

esquiroles-besoSin embargo, la etimología de esquirol es ciertamente curiosa.

La palabra latina original sciurus, proveniente del griego skiouros, se refería al animal que conocemos como ardilla. En otras lenguas, el roedor recibió su nombre a partir de su etimología grecolatina y se llama en inglés squirrel; en portugués, esquilo; en catalán, esquirol; en francés, écureuil, y en italiano, scoiattolo.

En español, en cambio, para identificar al animal, en vez de la acepción grecolatina, prevaleció una anterior a la ocupación romana de la Península: harda, que el castellano antiguo compartía con el bereber, el árabe hispánico y el vasco; posteriormente evolucionó perdiendo la “h” y adoptando el diminutivo: ardilla.

Entonces, ¿porqué en español la palabra esquirol tomó un significado tan alejado de sus raíces etimológicas, que sí adoptaron otras lenguas?.

esquirol

A fines del siglo XIX, en un pueblo catalán llamado Santa María de Corcó, había una posada para que pernoctaran los viajeros. El establecimiento tenía una característica llamativa: en su vestíbulo había una ardilla (en catalán esquiro) que corría sin cesar en una jaula rotativa. La novedad adquirió fama y la posada acabó por llamarse L’Esquirol. En los mapas de comienzos del siglo XIX, el pueblo ya aparecía con su nombre cambiado por L’Esquirol.

En las primeras décadas del siglo pasado, algunos pueblos cercanos a L’Esquirol contaban con fábricas textiles que se vieron afectadas por huelgas en 1902, 1908 y 1917. En las tres ocasiones, algunos habitantes de L’Esquirol se ofrecieron para trabajar en lugar de los huelguistas, por lo que unos los llamaron ‘rompehuelgas’, y otros, en forma no menos despectiva, esquiroles.

Fuente: castellano.org

Transformación de un perro callejero adoptado

La espectacular transformación de un perro callejero abandonado, en otro distinto después de ser recogido y cuidado por una chica que se merece un monumento.

Un perro sucio, herido y sobre todo, triste, se tranforma una vez curado, alimentado y mimado en otro perro sano y feliz. La mirada lo dice todo.

perro6