Planchado de pechos, horrible práctica

El planchado de pechos es una horrible y antiquísima práctica contra la mujer que se da en algunos países del centro y oeste de África,  fundamentalmente en Camerún.

Consiste en aplicar sobre los pechos incipientes de las niñas, presionando fuerte, piedras o cualquier otro objeto duro previamente calentado al fuego, con el fin de detener su crecimiento.

Esta brutalidad la realizan las madres  sobre sus hijas para eliminar cualquier atisbo de atractivo sexual en las jóvenes preservándolas con ello de posibles agresiones sexuales.

El planchado de pechos tiene muchos efectos secundarios, incluyendo severos dolores y abscesos, infecciones, cáncer de mama e incluso la desaparición completa de uno o ambos senos.

Un estudio sobre más de 5.000 mujeres entre 10 y 82 años de todo Camerún, calculó que cuatro millones de mujeres en el país del centro africano han padecido el proceso, más habitual hoy en las ciudades ya que en ellas, piensan las madres, sus hijas están más expuestas al abuso por lo que tratan de suprimir todo signo externo de sexualidad.

Fuente: absurdiari.com

Origen de la palabra gilipollas

Gilipollas es una palabra despectiva, un insulto, para referirse a alguién tonto, lelo, gilí; de uso muy extendido aunque de no muy buen gusto. Un gilipollas es un tipo irrelevante, de inteligencia justita o nula que hace gala de su carencia intelectual. Ahora bién, ¿cual es el origen del término gilipollas?.

aznar-giliPara contestar a la pregunta hay que remontarse unos cuantos cientos de años atrás, concretamente a la época de Felipe III (1578-1621).

En esa época vivió un personaje, Gil Imón, que algunos le otorgan la alcaldía de Madrid, aunque no he encontrado ninguna referencia ni documento que lo verifique, aunque tenga una calle en la capital. Sí parece que fue funcionario del Estado, fiscal del Consejo de Hacienda.

D.Gil Imón asistía a todo sarao y evento social de alcurnia que se celebrase en Madrid; lo hacía siempre acompañado de sus  hijas para introducirlas en sociedad y, razón fundamental, para que encontraran marido. Resulta que las jóvenes, además de feas, eran justitas de entendederas (como la Infanta Elena) lo que dificultaba la labor.

gilipollasEn la época era habitual denominar a las jovencitas como “pollas”. Hoy, esta expresión está en desuso, aunque figura en el diccionario, en favor de “tía” o “piba”.

Cuando D.Gil Imón aparecía en las fiestas con sus hijas se le anunciaba: ” D.Gil y pollas”.

El ingenio y la burla de las gentes de entonces, ante la persistente presencia del fiscal y sus hijas en los saraos, y la dificultad de colocar a estas por bobas, unieron los términos “Gil y pollas” para referirse a las personas lelas.

Por tanto, el término gilipollas como sinónimo de lelo y tonto, tiene su origen en las hijas de Gil.