Carnes y embutidos sospechosos

¿Alguien ha comido alguna vez albóndigas de lata?. Por la forma son albóndigas, parecen de carne, pero no hay dios que sepa de qué.

Cuantas veces nos hemos preguntado ante algunos embutidos y algunas carnes enlatadas o procesadas industrialmente, de qué y cómo estarán hechas. Con una textura extraña aglomerada y un sabor inidentificable, es imposible saber ni de qué parte del animal, ni a cual de estos pertenecen.

Puede que el siguiente vídeo nos dé una pista, aunque aviso que puede resultar (lo es) desagradable.

“Pastafaris” fieles de la religión del Monstruo Espagueti Volador

Los “pastafaris” son los seguidores de la religión del Monstruo de Espagueti Volador (Flying Spaghetti Monster). Esta es una religión paródica para burlarse de otra existente. Fue creada en EE.UU por  el físico Bobby Henderson en el año 2005 para protestar por la imposición del creacionismo en plena época Bush en contra del evolucionismo, en las escuelas. Su dios reina en un paraíso lleno de volcanes que lanzan cerveza helada y está representada por una montaña de espaguetis sobre dos albóndigas.

Por otro lado, en Austria, sólo se permite cubrirse la cabeza en las fotos de documentos oficiales cuando hay una justificación religiosa. Esta norma, al empresario de 35 años, Niko Alm, austriaco y ateo, le parece discriminatoria en favor de las monjas o mujeres musulmanas, por lo que se empeñó en conseguir los mismos derechos para todos.

pastafari

¿Qué tienen que ver los pastafaris con Niko?. Pués que el joven ateo, al ir a renovar su carné de conducir, se hizo la foto con un escurridor de pasta rosa en la cabeza alegando que el era pastafari y ese era su tocado identificador.

Las autoridades de Tráfico, no solo se negaron sino que le tomaron por loco y le obligaron a pasar un test psicológico para confirmar que estaba capacitado para conducir. Tras pasarlo con éxito y demostrar su pertenencia a la Iglesia del Monstruo de Espagueti Volador, no les quedó más remedio a las autoridades que permitirle a Niko Alm poner en su carné de conducir una fotografía con un bonito colador de pasta en la cabeza.

Fuente: elmundo.es

Gasolina para la tos

Un chino de 71 años bebe gasolina desde hace 42 años por ser un remedio excelente para la tos y dolencias de la garganta. Cuando empezó con tan inflamable afición allá por 1969, bebía queroseno que sustituyó por gasolina cuando encontrar el primero fue difícil.

Chen-Dejun-toma-gasolina-medicina

Chen Dejun, que así se llama el hombre, es bajito (1,50) y delgado, pero explosivo,  con una salud de hierro que le proporciona beberse entre 3 y 4 litros de gasolina al mes, como si fueran juanolas.

La cantidad de gasolina que ha bebido durante estos 42 años permitirían a un automóvil recorrer más de 21.000 Km.

Fuente: 20minutos