Cementerio de Manila: vivir con los muertos

Cementerio Manila-1

Filipinas fue la única colonia española en Asia durante casi 4 siglos que toma su nombre en honor a Felipe II. En su capital, Manila, existen tantos cementerios como razas pueblan la ciudad, siendo uno de ellos de origen español: el cementerio Norte de Manila, en el barrio de Novotas.

Actualmente, Filipinas presenta un desaforado crecimiento demográfico (6 hijos de media por pareja) lo que provoca que Manila, donde se concentra la mayor parte de la población del archipiélago, cuente con una altísima densidad de población (40.000 habitantes por Km2). Si a esto le añadimos la extrema pobreza de gran parte de sus habitantes, de los cuales  una tercera parte vive con menos de 1 euro al día, se entiende que la vivienda es un problema de primer orden. Problema que en Novotas, al norte de la ciudad, cientos de familias han mitigado ocupando el cementerio para vivir, construyendo chabolas sobre y entre las tumbas, y ocupando muchas de ellas como viviendas; han convertido el camposanto en una ciudad, viviendo en unas condiciones higiénicas y sanitarias deplorables, pero que aún así  son mejores que las de otras miles de familias que lo hacen en vertederos y en situaciones más infrahumanas.

Vivir entre los muertos, soportando un olor nauseabundo, sin miedo a los espíritus, es un privilegio al norte de Manila.

(más…)

Tejero y el 23-F, 30 años después de El Golpe

23f_golpe_de_estado_en_spain_414095

Hoy se cunplen 30 años de la intentona golpista del 23-F, aún con muchas sombras y dudas sobre su gestación.

30 años del intento de golpe de Estado del 23-F por el que Tejero, Armada y Milans del Boch fueron los implicados condenados a más años de prisión -30-, de los cuales el teniente-coronel de la Guardia Civil fue el que más tiempo estuvo preso, al pasar algo más de 15 años en la cárcel, siendo liberado el 3/12/1996. Armada fue indultado por razones de salud y salió de prisión en 1989 y Milans fue puesto en libertad el 1 de julio de 1990, falleciendo en 1997 frustrado por no poder volver a sacar los tanques pero siendo enterrado como héroe de la Guerra Civil por su defensa del Alcazar de Toledo.

Actualmente Tejero se dedica a pintar, escribir y cuidar de su huerto, mientras que Armada cultiva camelias en su pazo gallego. ¡Qué estampa tan bonita!. Y que suerte tuvieron de que el Estado que pretendían derrocar no les juzgase con su mismo código -militar, por supuesto-, por que estarían criando malvas.

El siguiente vídeo es el testimonio de Tejero recordando aquel 23-F de 1981, cuando no se explicaba qué había hecho su hermano.