Espionaje de McLaren a Ferrari en Barcelona

Que los equipos de F1 están siempre pendientes del adversario para estar al tanto de posibles avances incorporados a los monoplazas es sabido. Pero yo suponía que el espionaje era algo que se hacía  discretamente, de una forma más sibilina, elegante y oculta. Pero no, como se ha podido ver este fin de semana en Barcelona, McLaren no se anda con gilipolleces: luz y taquígrafos.

Lampo: el perro que cogía el tren

monumento-lampoVoy a empezar por el final: Lampo, el perro viajero, está enterrado bajo un monumento en su honor en la estación de tren italiana Campiglia Marittima, en la Toscana, cuya inauguración fue un acto multitudinario.

La historia de este animal es tan extraordinaria como enternecedora. A continuación un resumen de la misma y, en este enlace, versión ampliada y de recomendable lectura.

Comienza cuando un buen día de agosto de 1953, sin saber de donde ni por qué, un perro se baja de un tren en la estación de Campiglia, se dirige al despacho de billetes y conquista con zalamerias a su encargado, Elvio, siendo inseparables desde ese momento y bautizando al perro como Lampo -relámpago en italiano-. Así pasa un tiempo en el que Lampo acompaña a todas partes a Elvio, menos cuando este concluía su jornada laboral y tenía que coger un tren de cercanías para regresar a su casa; hasta que un día el perro apareció en el tren cuando Elvio volvía a casa. Este le lleva y es acogido felizmente por su familia: su mujer Mirna y una niña de 4 años también llamada Mirna. Pero esa misma noche después de cenar, Lampo se fue de la casa y regreso en tren a la estación de Campligia a la que consideraba su casa. Pero eso sí, a la mañana siguiente, como haria todos los días del resto de su vida, cogió un tren a primera hora de la mañana para ir a casa de Elvio y acompañar a la pequeña Mirna al colegio, tras lo que volvía a tomar otro tren de vuelta a la estación a pasar el día con su amigo.

lampo1Pasando el tiempo, Lampo dejó de conformarse con el continuo ir y venir en trayecto de cercanías y amplió horizontes cogiendo trenes de más largo recorrido a destinos más lejanos, sabiendo siempre volver y a tiempo para acompañar a Elvio a casa.

Como este fantástico animal conocía los horarios y destinos de los trenes y como sabía volver, incluso haciendo transbordos, es algo que nadie se explica.

Con el tiempo, las andanzas de Lampo se hicieron famosas en toda la red ferroviaria y conocidas por el público; así, cuando un tren tenía parada en la estación de Campiglia, Lampo salía del despacho a dejarse fotografiar por los viajeros que le hablaban y le daban de comer.

Después de ocho años de viajes y fidelidad a una familia, el 22 de julio de 1961, Lampo murió atropellado por un tren.

Esta conmovedora, fantástica e increible historia recuerda a la más reciente del gato Casper.

lampo2

Gracias a “El Baul de Josete” he conocido esta historia.

Automutilación: cortándose una oreja

Las imágenes que se pueden ver a continuación me recuerdan a otras ya publicadas de un emo mutilándose que podeis ver aquí. En esta ocasión es un individuo cortándose la oreja. No se el motivo por el que lo hace, pero sea por estética, placer, distinción o todo a la vez, denota una minusvalía mental por falta de desarrollo o atrofia por poco uso. Si a sí mismo es capaz de automutilarse, qué no será capaz de hacer a los demás.

loco-cortando-orejas-01loco-cortando-orejas-02loco-cortando-orejas-03