La Iglesia: silencios ominosos, condenas inmisericordes

pederastia

Silencios ominosos y condenas inmisericordes. Esa ha sido la actitud del Vaticano y de buena parte de la jerarquía católica durante los últimos 70 años. Silencios ominosos ante masacres y crímenes contra la humanidad y sus responsables. Condenas inmisericordes contra teólogos y teólogas, sacerdotes, obispos, filósofos, escritores -cristianos o no- por ejercer la libertad de expresión y atreverse a disentir; condenas todas ellas contra toda lógica jurídica, que establece que “el pensamiento no delinque”. Silencios ominosos sobre personas sanguinarias, ideologías totalitarias y dictaduras militares con las manos manchadas de sangre. Condenas inmisericordes a hombres y mujeres de manos limpias, de honestidad intachable, de ejemplaridad de vida.

Este es el primer párrafo del interesante y magnífico artículo que Juan José Tamayo (director de la Cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones de la Universidad Carlos III de Madrid y autor de Teología de la liberación en el nuevo escenario político y religioso (Tirant Lo Blanc, Valencia) escribe y publica hoy en EL PAÍS.

El artículo completo en este enlace: http://www.elpais.com/articulo/opinion/Silencios/ominosos/condenas/inmisericordes/elpepuopi/20100814elpepiopi_12/Tes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.