Consejera de Turismo de Canarias hace un mayúsculo ridículo

1Increible pero cierto. La consejera de Turismo del Gobierno de Canarias, Rita Martín, hizo el ridículo este lunes en Telde al confundir la Casa de los Sall con la casa de la sal. Martín remató su error alegando que la sal es “especie” canaria”, en su intervención ante los medios después de la firma del acta de replanteo de las obras de rehabilitación de la antigua mansión de San Francisco como Centro de Interpretación y Visitantes.

La representante del Ejecutivo canario abundó en su metedura de pata, que provocó más de una risa entre los medios de comunicación asistentes al acto, al relacionar de forma incomprensible el proyecto de acondicionamiento de la casona que perteneció a la familia de los Sall con los productos turísticos relacionados con la salud.
Acudía este pedazo de consejera al acto de replanteo de la obra de remodelación de la vieja casona solariega de la familia Sall, cedida desde hace muchos años a los cabildos de Gran Canaria y Tenerife, y gracias al Ayuntamiento de la ciudad y al desaparecido Pedro Lezcano, ahora en vías de convertirse en un centro de interpretación sobre la vida y obra de los Millares Sall. (…) Porque ya nos dirán ustedes cómo se puede definir el acto al que acude una responsable pública ignorando exactamente lo que está firmando, el sitio donde está y el objetivo de la inversión de 1,8 millones de su departamento. La doña confunde la casa de los Sall con “la casa de la sal”, y habla de cultura en un intento de asimilar el uso de ese condimento, como un elemento gastronómico relacionado con la salud, a una de las cuatro líneas de promoción turística que ha parido este portento de la política, el wellnes, o turismo saludable de chorritos fríos y calientes a distintas presiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.