La maldición de las Rubias

En absoluto comulgo con la idea de que una mujer espectacular y rubia, por el hecho de serlo, tenga que ser tonta; lo que no significa que no tengan gracia los chistes de rubias. En el humor casi todo está permitido y, salvo excepciones, nadie debe sentirse ofendido.

Como ejemplo las siguientes viñetas:

intermitene

platano

plomas

pajaro-muerto

Sin embargo el siguiente vídeo hace muy poco en favor de romper con el estereotipo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.