Lipodistrofía, extraña enfermedad

niña-mayor

La mujer que aparece en la fotografía no lo es, se trata de una niña de tan sólo 13 años que padece la rara enfermedad de lipodistrofía: provoca que quién la padece tenga una apariencia física de una edad muy superior a la real debido a la ausencia de tejido adiposo bajo la superficie de la piel y no tiene cura, aunque sí distintos grados, y encuentra un paliativo en la cirugía estética, aunque no siempre con resultados -la niña de la foto, Zara Hartshorn, británica, lleva dos-. Es genética, hereditaria y también puede contraerse como efecto secundario de ciertos fármacos. Además de los efectos físicos, más graves aún, son los efectos psicológicos demoledores que ocasiona en niños/as y adolescentes que la sufren, por las burlas y humillaciones que tienen que soportar y la dificultad de relacionarse que conlleva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.