Tras el asesinato de Isabel Carrasco, Interior investiga los comentarios injuriosos

Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior, ha ordenado a la Policía investigar los mensajes injuriosos vertidos en las redes sociales contra Isabel Carrasco tras haber sido asesinada.

“Hay que limpiar las redes de indeseables”, dice el ministro. Curioso que el responsable de Interior priorice la caza y captura de autores de comentarios políticamente incorrectos y/o groseros, antes que la de los indeseables que campan a sus anchas por despachos, instituciones, en el Gobierno, en el partido que lo sustenta y, en general, en la política.

tumblr_n5he7oOFOS1sr3hgyo1_500

En el asesinato de Isabel Carrasco, indeseable es la que apretó el gatillo por un ajuste de cuentas. Indeseable también es la propia víctima por su forma de entender la política y ejercer el poder. Twitter o Facebook no han matado a Isabel Carrasco.

Se tenía que preguntar el ministro por qué semejante reacción de la ciudadanía ante un suceso tan trágico. Por qué a muchos es indiferente el asesinato de un político, a muchos otros no nos causa ningún pesar y otros muchos lo celebran. La respuesta es sencilla: porque estamos hartos de indeseables que nos están llevando al abismo.

¿Dónde está legislado que ante la muerte de alguien sea obligatorio mostrar rabia, pena o dolor? ¿Dónde está escrita la prohibición de alegrarse de la desgracia ajena, por mezquino que pueda parecer, si uno no ha hecho nada para propiciarla?

En la misma línea que el ministro del Interior, el sindicato policial UFP (Unión Federal de Policía) solicita que se regule el uso de las redes sociales para evitar que se viertan injurias y calumnias y se ejerza “violencia en masa”, como en su opinión ocurrió ayer tras el asesinato de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco.

Violencia es la que emplean las Fuerzas de Seguridad del Estado contra los que legítimamente se manifiestan y protestan en defensa de sus derechos pisoteados. Violencia son los desahucios. Violencia es regalar dinero a los bancos. Violencia son las retribuciones e indemnizaciones millonarias de ejecutivos de empresas públicas a la vez que se suspenden ayudas sociales. Violencia es recortar en Sanidad. Violencia es acumular cargos y sueldos públicos. Violencia es legislar contra la mujer. Violencia es restringir el acceso a la Justicia. Violencia es la corrupción generalizada.

Lo demás son gilipolleces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.