Majestad, abdique

560651_2956302987189_1249902973_32208102_1485347073_nEl Rey ha perdido toda legitimidad, si es que alguna vez la tuvo. Ni él, ni su Familia, ni su casa, ni la Institución son ni ejemplares ni modélicas.

Monarquía y modernidad son antónimos, jamás pueden ir juntas en la misma frase, menos aún si el monarca ha perdido el norte y se comporta como un vulgar reyezuelo de monarquía bananera.

Siempre se ha dicho que España no era monárquica, sino Juancarlista. Ahora ni eso. El Rey ha perdido la simpatía que muchos, no sé por qué, sentían por él. Ya no es ese simpático bonachón y campechano que siempre nos han querido vender. Al fin y al cabo es un Borbón, y siempre han sido un lastre.

Su comportamiento salvaje, insensible, torpe e inoportuno, constituye una provocación y demuestra un desprecio absoluto hacía los españoles. Y ya estamos hartos. Es hora de que la dinastía pase definitivamente a la historia y se quede ahí.

Majestad, abdique. No nos representa, no le queremos, no le necesitamos, no le respetamos ni, mucho menos, le admiramos, todo lo contrario. Se lo ha ganado a pulso.

Los españoles tenemos muchos defectos, pero somos generosos; la Transición es buen ejemplo de ello. Abdique, y sabremos serlo de nuevo. Mejor que su retrato cuelgue en el despacho del Presidente de la III República, que su cabeza en una plaza pública.

Abdique Majestad, porque si no, más temprano que tarde, el pueblo también se va a aficionar a los safaris y va a ir de caza… a la Zarzuela.

528546_432693070090611_248513638508556_1647467_1298670435_nelefante copia2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.