La invasión económica china: causas y efectos

La destrucción del tejido industrial y comercial en Europa y Norteamérica como consecuencia de la acelerada expansión económica china es evidente y preocupante. El mercado mundial se ha llenado de productos chinos. Casi todo se fabrica en China, y dado que nos movemos en una economía globalizada, no habría nada que objetar si todos jugáramos con las mismas reglas, lo que no ocurre.

China no investiga, no inventa, no diseña nada, se limita a copiar lo ajeno permitiendo que las empresas occidentales se instalen en su territorio atraídas por los bajos costes de fabricación, pero exigiéndoles unas contrapartidas que, en poco tiempo, acabarán con ellas. Esto, unido a una hábil política monetaria, favorece la invasión económica china, lo que ocasiona unos efectos devastadores en las economías nacionales.

China aplica implacablamente lo que el profesor D.Julián Pavón denomina Modelo parasitario chino de expansión económica:

China juega con las cartas marcadas. En primer lugar, adoptando una política monetaria según la cual mantiene el Yuan artificialmente devaluado para favorecer sus exportaciones.

Juega con ventaja en materia ambiental y social. Mientras en occidente existen legislaciones restrictivas en materia de contaminación y residuos (si bien es cierto que se saltan a la torera), China mantiene un proceso indistrual altamente contaminante, lo que la convierte en el segundo país más contaminado del mundo. Igual ocurre en materia social, donde se dan condiciones laborales de esclavitud, sin libertades ni sindicatos.

En el mundo y concretamente en España, las causas y efectos de la invasión económica china desarrolladas a continuación por el catedrático Pavón en una entrevista concedida al periódico chino “Ouhua”.

Equilibrio entre globalización y proteccionismo. El doble juego chino

China no es la causante de la crisis, pero si  está en el origen de la misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.