Ramoncín, Víctor Manuel y Sinde tras la detención de Teddy

SGAE-pirataViñeta de J.R.Mora

Las reacciones a la detención de Teddy Bautista junto a la cúpula directiva de la SGAE, no se han hecho esperar. En el círculo de la sociedad de autores, directivos y asociados, es casi general el apoyo a los detenidos, a su gestión y, sobre todo, claman por la presunción de inocencia, la misma que los gestores de la entidad se pasaron por el forro al cobrar un canon digital ilegal que presupone la culpabilidad de todo el que compra un dispositivo de copia, almacenamiento o reproducción; o también cuando llaman ladrones y piratas a los que copian obras protegidas con sus derechos de autor aunque sentencias judiciales digan lo contrario, de ahí que la ley Sinde se salte a los jueces para cerrar páginas web

Fuera de ese entorno, la operación saga para sacar a la luz los negocios sucios de la SGAE ha sido aplaudida mayoritariamente y acogida con la satisfacción de ver al cazador cazado.

Pero de entre todas las reaciones que se han podido ver y escuchar en los distintos medios, me llaman la atención las declaraci0nes de tres personajes: La ministra González Sinde, Víctor Manuel y Ramoncín.

Teddy-Sinde

El escándalo de la SGAE salpica claramente al Ministerio de Cultura, encargado de fiscalizar las cuentas de esa entidad (lo que parece ser que lleva años sin hacer) y también a su titular actual, Ángeles González Sinde, promotora de la llamada Ley Sinde aprobada finalmente con la oposición frontal de la mayoría de los ciudadanos pero impulsada y avalada por la SGAE y algunos de sus asociados.

La ministra, interrogada sobre la detención de la cúpula de la SGAE, responde diplomáticamente: el principal objetivo de su Ministerio es que «se esclarezcan los hechos». «Por supuesto que respetamos las investigaciones y actuaciones de la Fiscalía, y hay que seguir investigando. El Ministerio siempre velará por el interés de los autores y creadores, independientemente de quiénes sean los gestores», añadió.

A continuación se le pregunta si pertenece a la SGAE, a lo que responde tajante: “¡por supuesto!”, aunque matiza que no votó en las elecciones del pasado jueves, un día antes de la operación, que dieron la victoria a la candidatura del Sr.Bautista. Lo más chocante es que la afiliación de la Sra.Sinde se produjo siendo ministra, lo que no es ni ético ni estético.

victor_manuelVíctor Manuel San José . Quién te ha visto y quién te ve: comunista/socialista/progre/SGAE.

“El daño mediático ya está hecho. Todo esto empezó a rodar por ciertos medios hace tres días y esta mañana se ha adelantado en las noticias antes de que se produjese”, y añade, “esto está muy preparado y algún objetivo tendrá que la SGAE desconoce. Ha habido unas elecciones impecables. Hablamos de una denuncia que el juez recibió hace cuatro años y desestimó. Y ahora Anticorrupción ha hecho caso a esos papeles. Se están diciendo barbaridades, aparte de que hay que ser muy gilipollas para decir que han desaparecido 400 millones de euros, eso es no saber cómo funcionan las cosas”.

Más gilipollas hay que ser, me parece a mí, para estar en el sitio y no enterarse de nada (fue miembro de la directiva de la SGAE desde 2001-2007 y defensor activo del canon digital).

Caso parecido es el de Ramoncín, quién fue el brazo tonto de la SGAE hasta que abandonó la entidad en el año 2007. Conocido, y odiado por ello, defensor a ultranza e impulsor de la política de la SGAE y del canon digital, ante las acusaciones de corrupción que pesan sobre la sociedad de gestión de derechos de autor de la que él fuera directivo, parece ponerse la venda antes de tener la herida. Declara a RollingStone.es: “Que a nadie se le ocurra apuntarme con el dedo por todo lo que está pasando con la SGAE, tomaré medidas legales contra el primero que lo haga”.

RamoncínTambién explica su decisión de llevar personalmente a la SGAE a los tribunales. “Cuando me fui de allí en el año 2007 afirmé que si alguien, en los 18 años en los que estuve trabajando, había metido la mano en el cajón, yo mismo denunciaría la situación ante un juez. Lo dije así y lo recuerdo perfectamente. Por lo tanto, si finalmente se demuestra que todas las acusaciones son ciertas, seré consecuente con mis palabras”, avisa el músico muy disgustado. Ramoncín no sale de su asombro y no para de preguntarse cómo es posible que haya pasado esto todo esto “en la casa que defiende a los autores”.

Al contrario que Víctor Manuel, no pone en duda las acusaciones ni defiende a ultranza la honradez de los detenidos, aunque sí se muestra sorprendido y decepcionado ya que conoce bien a los nueve detenidos en la operación policial, y lo que es más grave: es amigo personal del principal imputado, José Luis Rodríguez Neri, ex alto directivo de la SGAE y director de la Sociedad Digital de Autores (SDAE). “No me puedo creer que Neri, mi amigo y también mi ídolo de juventud, esté involucrado en este asunto tan grave, imagínate cómo me siento”, continúa el artista.

En resumen, tres formas distintas de entender un asunto que de alguna manera les atañe: la diplomacia de la ministra, el compromiso de Víctor con los acusados y, Ramoncín, cuando un barco se hunde, las ratas son las primeras en abandonarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.