El empeño de una gilipollas en ser alcaldesa

998532_509801049091804_882680604_n-e1383427830833

El empeño de una gilipollas en ser alcaldesa, o el empeño de una alcaldesa gilipollas en demostrar que lo es. Lo de Botella es un no parar.

El éxtasis por okupar la poltrona municipal, dejando atrás su papel de esposa sumisa -mal que le pese al obispo de granada-, le ocasiona una incontinencia verbal tal que, lejos de disimular su incapacidad, resalta su estupidez.

La rueda, la penicilina o la electricidad son unos inventos baladíes comparados con el progreso que ha supuesto para la humanidad la reforma laboral del PP.

¿Se puede ser más gilipollas? Seguro que sí. La próxima vez que Ana Botella abra la boca lo demostrará.

Get the Flash Player to see this content.

Boxer con sólo dos patas

Por un problema de nacimiento, fue necesario amputar las patas traseras de Duncan Lou Who, un cachorro de Boxer que se maneja de maravilla con sólo las dos patas delanteras.

Hace terapia física todos los días para corregir el daño a la columna vertebral que tiene desde su nacimiento, está haciendo hidroterapia para ayudar a sus músculos y también tiene una silla de ruedas a la medida para darle una segunda opción de movilidad.

Get the Flash Player to see this content.

Cospedal quita la ayuda a un niño de 7 años con parálisis cerebral

El Gobierno de Castilla-La Mancha, presidido por Cospedal, ha retirado la prestación económica (440€) a un niño de 7 años con parálisis cerebral severa y que necesita ayuda para todas las tareas diarias (Fuente).

Aborto, no. Condenar a malvivir o a morir sin dignidad a un nacido con paralísis cerebral, sí. Ayudar a un niño absolutamente dependiente con 400 cochinos y miserables euros, no. Subir un 190% el presupuesto para sus altos cargos, sí.

Así es la repugnante moral de Cospedal, puro nazismo.

Get the Flash Player to see this content.

Chucky en la parada del autobús

Broma de cámara oculta en una parada de autobús para promocionar en Brasil el estreno de una nueva película del múñeco diabólico: la maldición de Chucky.

Get the Flash Player to see this content.

Descubierto bandolero en Madrid armado con un trabuco

Gracias a la incompetencia de la legal pero ilegítima alcaldesa de Madrid, la ciudad se ha convertido en la capital del surrealismo y el absurdo. Haciendo el ridículo cada vez que habla y cagándola cada vez que actúa, la imagen de la ciudad se deteriora a pasos agigantados. De la gloriosa etapa de Tierno a la triste de Manzano, la faraónica de Gallardón hasta la esperpéntica de Botella.

Cohabitar con Aznar imprime carácter, por eso la alcaldesa privatiza en beneficio de amigos y benefactores, su irresponsabilidad produce muertes y tiene fijación con las armas de destrucción masiva.

10

Hace unos meses, la decidida actuación de unos policías municipales dio resultado: descubrieron al peligroso bandolero Luis Candelas y la cueva que le servía de refugio. Campaba el rufián por los aledaños de la Plaza Mayor armado con un trabuco alarmando a viandantes y consumidores de relaxing cafés.

Los municipales conminaron al bandido que les entregara el arma –un trabuco inutilizado de 1837- y que les mostrara la licencia para la misma. Ante la negativa de éste a lo primero y la ausencia de lo segundo, les invitó a su cueva para discutir el asunto, lo que hicieron los arrojados agentes del orden no sin antes ponerse unos chalecos antibalas, no fuera a ser que el histórico bandolero les disparara una andanada de metralla con la ilegal reliquia.

Boquiabiertos se quedaron al entrar en el refugio y descubrir un arsenal de trabucos, pistolas de la época y navajas colgadas en las paredes, así como al resto de la banda armada con bandejas.

cuevaas01

Avisados, unos agentes de la Guardia Civil se personaron en el sitio para estudiar el arsenal encontrado y resolver qué hacer con él y sobre la pertinencia o no de contar con licencia de armas. Pasados los meses, no han vuelto a dar señales de vida. Deben estar descojonándose todavía.

Luis Candelas (1804-1837) fue un legendario bandolero madrileño ejecutado a garrote vil pese a no tener delitos de sangre en su haber. Uno de los sitios en los que dicen que se escondía es en una cueva ubicada entre Arco de Cuchilleros y la Plaza Mayor.

Es ahí donde, desde 1949, se encuentra el mesón más emblemático de Madrid, conocido por todos los madrileños y la mayoría de los turistas nacionales y extranjeros que visitan la capital, incluidos artistas, políticos y personajes ilustres: Las Cuevas de Luis Candelas.

Desde su inauguración, el local cuenta entre la multitud de objetos que decoran sus paredes con las citadas armas de principios del XIX, con los camareros disfrazados de bandoleros y, lo más significativo, un portero a modo de reclamo en la puerta vestido de Luis Candelas, trabuco incluido. Sin duda, de lo más fotografiado de la ciudad.

Get the Flash Player to see this content.

Cómo consentir un bandolero en Madrid, aunque sea de atrezzo. No vaya a cundir el ejemplo. Ya se sabe que estos bandidos robaban a los ricos para repartirlo entre los más necesitados, justo lo contrario que hacen los ladrones que gobiernan la ciudad y el país.