Vídeo Humor: Con el coche a cuestas, literalmente

IKEA vende coches pero no gasolina, parece ser.

Get the Flash Player to see this content.

Como digitalizar un libro en 60 segundos

Algunos escanners profesionales son capaces de procesar unas pocas docenas de páginas por minuto. Pero estamos hablando de una máquina capaz de digitalizar un libro de 200 páginas en un solo minuto.

El equipo del profesor Masatoshi Ishikawa, de la Universidad de Tokio, ha desarrollado un artilugio capaz de leer, reconocer, procesar y formatear digitalmente un libro a velocidad de vértigo.

Las páginas pasan con la misma cadencia que si estuviésemos tratando de refrescarnos con ellas, pero una lente es capaz de captar 500 imágenes por segundo a una resolución de 1280×1024 píxels, un segundo sistema proporciona iluminación suficiente como para captar las letras y los dibujos presentes en la página, al mismo tiempo un láser proyecta unas líneas que sirven para establecer cuáles serían los renglones-patrón que seguirían los párrafos y finalmente un ordenador reconstruye tridimensionalmente la página.

Con la combinación de estos sistemas se consigue corregir el efecto de la distorsión por la curvatura de la página del libro, con lo que el resultado final es que obtenemos una digitalización fiel de la misma sin tener que colocar cada una cuidadosamente sobre un cristal plano.

Como en todos los proyectos tecnológicos, el prototipo actual ocupa todo un banco de trabajo en un laboratorio, pero la idea es seguir desarrollándolo y miniaturizarlo hasta poder implementarlo en dispositivos como teléfonos móviles. De esta forma obtener una copia digitalizada de un libro, tener nuestro propio ebook a partir de un libro en papel, podría ser cuestión de segundos, lo que tardásemos en hojearlo frente a la cámara de nuestro móvil.

Get the Flash Player to see this content.

Fuente: Gizmondo

Cárcel por llevar discurso de Hitler como melodía del móvil

La siguiente noticia revela la diferencia entre un Estado democrático y otro que no lo es tanto; entre un Estado que se enfrenta a su pasado vergonzante, y otro cobarde que pretende mantenerlo en la sombra; entre un Estado que castiga la apología del nazismo y otro que lo hace al que pretende investigar el franquismo.

adolf_hitler1

Un alemán de 54 años se enfrenta a una posible pena de cárcel de 6 meses por llevar un discurso de Hitler como tono de móvil. El ciudadano alemán había elegido un discurso donde el líder nazi prometía la “destrucción mundial del judaísmo” si Alemania era arrastrada a la guerra.

Según cuentan en el diario Telegraph, la situación cobró tintes surrealistas cuando lo llamaron en numerosas ocasiones a su Nokia y el hombre se encontraba a bordo de un tren en Hamburgo. Los pasajeros que allí se encontraban alucinaron con el timbre del móvil y lo denunciaron ante la policía, que arrestó al ciudadano alemán al final del viaje.

Una vez detenido la policía encontró también pegatinas con la esvástica y fotos de Hitler dentro del teléfono, editadas con la frase “El mayor comandante de todos los tiempos”. Este “seguidor” de la ideología nazi se encuentra en estos momentos acusado de violar la Constitución alemana, que prohibe la exhibición pública hacia los nazis o sus obras.

Los Trapicheos del Rey Juan Carlos I

El Jefe del Estado Español, D.Juan Carlos I, recibe como Jefe de Estado numerosos regalos de alto valor económico. Estos regalos ¿pasan a ser de su patrimonio personal, o son patrimonio del Estado -como parece lógico- para uso del Monarca?.

¿Puede comerciar con ellos? ¿Es lícito que lo haga? ¿Es honesto? ¿Es aceptable?. Esto viene a cuenta de la noticia publicada ayer por El Confidencial, según la cual El Rey vendió al jefe de la patronal madrileña, Arturo Fernández, un Maserati Quattroporte que le había regalado un jeque árabe, valorado en más de 150.000 euros.

2010063065MASERATIint

Fuentes muy cercanas al presidente de la Confederación Empresarial Independiente de Madrid (CEIM) y vicepresidente de la CEOE han revelado a El Confidencial que éste pagó a Don Juan Carlos casi 100.000 euros por el automóvil de fabricación italiana.

Fernández confirmó ayer a este periódico que compró el Maserati Quattroporte, una berlina de lujo, después de que el monarca se pusiera en contacto con él para ofrecerle el vehículo. “No tengo por qué ocultarlo. Pagué a Su Majestad unos 100.000 euros por el coche”, aseguró el empresario, que posee una colección de más de 150 vehículos deportivos y de alta gama.

El presidente de la patronal madrileña negó, sin embargo, que un jeque árabe de una de las monarquías del Golfo Pérsico le hubiese regalado el automóvil a Don Juan Carlos, como aseguran las fuentes consultadas por El Confidencial. “El Rey compró el vehículo a la casa Maserati y lo pagó de su bolsillo. Lo sé porque me enseñó la factura. Lo que yo le pagué a él fue menos de lo que le había costado el coche”, añadió Fernández.

Fuentes de la Casa Real no confirmaron ni desmintieron los detalles sobre la procedencia del Maserati Quattroporte y su posterior venta al empresario madrileño. El diplomático Ramón Iribarren, responsable de Comunicación de La Zarzuela, se limitó a señalar anoche desde Girona, donde acompañaba al príncipe Felipe de Borbón a un acto oficial: “No tengo ni idea”. Iribarren se comprometió a aportar este jueves más información sobre el origen del vehículo.

Además de los 100.000 euros que Fernández pagó al Rey por el Maserati Quattroporte, el presidente de la CEIM tuvo que desembolsar otros 40.000 euros para homologar el automóvil, procedente del mercado asiático, a las especificaciones europeas, según las fuentes consultadas. Fernández, añaden esas fuentes, modificó los sistemas de navegación, seguridad, emisiones, frenos y dirección del vehículo para adaptarlos a los requerimientos de la UE, según explicó el propio empresario a varias personas de su entorno. Esa circunstancia contradice la afirmación de Fernández a El Confidencial de que el Rey compró el coche a Maserati.

Don Juan Carlos posee una notable colección de automóviles particulares, y tiene también a su disposición los 70 vehículos que integran el parque móvil de la Casa Real, de cuyo cuidado y mantenimiento se encargan más de 65 funcionarios.

El Rey disfruta también el privilegio de conducir vehículos prestados por un tiempo indeterminado por las marcas más exclusivas. Hace tres años, el presidente de Daimler-Chrysler, Dieter Zetsche, le cedió un Maybach 57S, y en 2003 el monarca recibió dos Nissan 350Z deportivos biplaza de 280 caballos valorados en más de 40.000 euros cada uno. La casa Mercedes también trabaja con La Zarzuela, con modelos como un deportivo SL55 AMG valorado en 150.000 euros, varios todoterreno o el Smart que el Rey regaló a Doña Sofía. Desde la marca alemana aclaran que el jefe del Estado “siempre paga religiosamente”.

Flux, un programa que te ayuda a dormir mejor.

Parece ser que la retroiluminación de las pantallas de los ordenadores produce algún tipo de excitación cerebral que es especialmente problemática cuando  nos vamos a dormir porque dificulta la conciliación del sueño.

Flux es un programa que atenúa la retroiluminación en función de la puesta de sol cambiando los habituales tonos fríos por otros más cálidos.

Flux

Se instala, se le proporciona la ubicación geográfica y él se encarga de todo lo demás. Es GRATUITO, está en inglés y funciona en Windows XP y posteriores (32 y 64 bits), Linux y Mac.

Puedes descargarlo en:  http://stereopsis.com/flux/

Por Qué México se escribe con “X” y no con “J”

ORIGEN DE LA PALABRA MÉXICO

La hipótesis más aceptada sugiere que proviene de los vocablos de la lengua náhuatl metztli (luna), xictli (ombligo, centro) y -co (sufijo adverbial de lugar). Así, el nombre de México significa, según esta hipótesis, ‘lugar en el centro de la luna‘ o ‘lugar en el lago de la luna‘, que fue uno de los nombres mexicas del lago de Texcoco. Algunos autores que se dedicaron al estudio de la cultura mexica afirman que estos significados podrían traducirse simbólicamente en “centro del mundo“. México, palabra clásica Pre-Colombina, etimológicamente viene de la raíz «Metztli» (Luna) y «Xictli» (Ombligo o Centro) y se debe traducir como: «La ciudad que está en medio del Lago de la Luna».

En resumen, México proviene del vocablo náhuatl Mexihco, como los méxicas designaban el lugar donde vivían y se pronunciaba Meshiko.

Sin-título-1

En la época de los conquistadores la pronunciación de la x era sh, así cuando escucharon Meshico dieron por sentado que la sh era una x de ahí que escribieran México. En el siglo XVII se produjeron reformas en el castellano antiguo; primero fonéticas: la x dejó de pronunciarse como sh y comenzó ha hacerse como j, aunque se siguiera escribiendo con x. Más tarde se reformó la ortografía y la escritura de tal modo que la x se sustituyó por la j en todas aquellas palabras escritas con x y pronunciadas como j, tomando la x la pronunciación ks (ej. examen).

Sin embargo, los mexicanos por arraigo cultural y de tradición se negaron a escribir México con j y la Real Academia de la Lengua lo aceptó.

La Real Academia de la Lengua dice…

“México. La grafía recomendada para este topónimo es México, y su pronunciación correcta, [méjiko] (no marca de incorrección. [méksiko]). También se recomienda escribir con x todos sus derivados: mexicano, mexicanismo, etc. (pron. [mejikáno, mejikanísmo, etc.]). La aparente falta de correspondencia entre grafía y pronunciación se debe a que la letra x que aparece en la forma escrita de este y otros topónimos americanos (Oaxaca y Texas) conserva el valor que tenía en épocas antiguas del idioma, en las que representaba el sonido que hoy corresponde a la letra j.

Este arcaísmo ortográfico se conservó en México y, por extensión, en el español de América, mientras que en España, las grafías usuales hasta no hace mucho eran méjico, mejicano. Aunque son también correctas las formas con j, se recomiendan las grafías con x por ser las usadas en el propio país y, mayoritariamente, en el resto de hispanoamérica.”