El Vaticano desprestigia a José Saramago

El Mundo de las Letras está de luto por el fallecimiento de José Saramago el pasado viernes. Todo el mundo ha rendido tributo y reconocimiento al que es uno de los escritores más importantes contemporáneos. Todo el mundo subraya la importancia y la calidad de la obra de Saramago, así como reconoce a un hombre bueno, solidario y comprometido. Todo el mundo, excepto el Vaticano que mediante un artículo de su diario oficial, L’Observatore Romano, intenta desprestigiar y despreciar tanto al escritor como a la persona.

“Un hombre y un intelectual de ninguna admisión metafísica, hasta el final anclado en una proterva confianza en el materialismo histórico, alias marxismo”. “Colocado lúcidamente en la parte de la cizaña en el evangélico campo de grano, se declaraba insomne por el solo pensamiento de las cruzadas o de la Inquisición, olvidando el recuerdo del ”gulag”, de las purgas, de los genocidios, de los ”samizdat” culturales y religiosos”.

El artículo habla de su novela “El Evangelio según Jesucristo” (1991), una obra que califica de “irreverente” porque supone un “desafío a la memoria del Cristianismo de la que no se sabe qué salvar”. “Por lo que respecta a la religión, atada como ha estado siempre su mente por una desestabilizadora intención de hacer banal lo sagrado y por un materialismo libertario que cuanto más avanzaba en los años más se radicalizaba, Saramago no se dejó nunca abandonar por una incómoda simplicidad teológica”.

“Un populista extremista como él, que se había hecho cargo del por qué del mal en el mundo, debería haber abordado en primer lugar el problema de todas las erróneas estructuras humanas, desde las histórico-políticas a las socio-económicas, en vez de saltar a por el plano metafísico”.

Queda claro que lugar ocupa la Iglesia en la sociedad actual.

calvitos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.