El hombre con más suerte del mundo

Frane-SelakSe dice de la persona con suerte que tiene una flor en el culo. Frane Selak debe tener el Central Park. A este exprofesor de música croata de 85 años de edad se le considera el hombre con más suerte del mundo. Y con razón.

Ha sobrevivido a un accidente de tren, otro de avión, dos de automóvil y al atropello de un autobús. Tiene más vidas que Esperanza Aguirre:

– En 1962, un tren en el que viajaba a Sarajevo descarriló y se precipitó a un río helado. Diecisiete personas murieron ahogadas y el pudo llegar a la orilla del río sufriendo de hipotermia, golpes, moratones y un brazo roto.

– Un año más tarde, Selak volaba de Zagreb a Rijeka cuando una puerta del avión se abrió y fue absorbido hacia el exterior. Unos minutos después el avión se estrelló; 19 personas murieron. Selak se despertó en un hospital, había sido encontrado en un montón de heno y sólo tenía heridas leves.

– En 1970 iba conduciendo cuando su coche empezó a arder. Consiguió parar y salir justo antes de que el depósito explotara convirtiendo el auto en una bola de fuego.

– En 1995 fue atropellado por un autobús en Zagreb, pero sólo tuvo heridas superficiales.

– En 1996, mientras conducía por una carretera de montaña, un camión invadió su carril. Lanzó el coche a través del quitamiedos, saltó del coche, aterrizó en un árbol al borde de un precipicio y vio su auto explotar 100 metros más abajo.

Get the Flash Player to see this content.

Como colofón a sobrevivir a tan insólita cadena de infortunios, y que no quepa duda de que es el hombre más afortunado del mundo, en el año 2003 gana un millón de euros a la lotería, la primera vez que jugaba. Se compró una casa de lujo en una isla en el Adriático y se casó con la que era su novia -también había sobrevivido a cuatro matrimonios anteriores-.

Dando la razón al dicho de que el dinero no da la felicidad, Frane Selak dice que la ha conseguido después de vender su casa de lujo dando su fortuna a familiares y amigos y regresar a una modesta casa en su ciudad natal Petrinja.

Con lo único que se ha quedado es con un poco de efectivo para pagar la operación de cadera de su esposa de 60 años de edad y para construir un santuario a la Virgen María para dar gracias por su suerte.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.