Descubierto bandolero en Madrid armado con un trabuco

Gracias a la incompetencia de la legal pero ilegítima alcaldesa de Madrid, la ciudad se ha convertido en la capital del surrealismo y el absurdo. Haciendo el ridículo cada vez que habla y cagándola cada vez que actúa, la imagen de la ciudad se deteriora a pasos agigantados. De la gloriosa etapa de Tierno a la triste de Manzano, la faraónica de Gallardón hasta la esperpéntica de Botella.

Cohabitar con Aznar imprime carácter, por eso la alcaldesa privatiza en beneficio de amigos y benefactores, su irresponsabilidad produce muertes y tiene fijación con las armas de destrucción masiva.

10

Hace unos meses, la decidida actuación de unos policías municipales dio resultado: descubrieron al peligroso bandolero Luis Candelas y la cueva que le servía de refugio. Campaba el rufián por los aledaños de la Plaza Mayor armado con un trabuco alarmando a viandantes y consumidores de relaxing cafés.

Los municipales conminaron al bandido que les entregara el arma –un trabuco inutilizado de 1837- y que les mostrara la licencia para la misma. Ante la negativa de éste a lo primero y la ausencia de lo segundo, les invitó a su cueva para discutir el asunto, lo que hicieron los arrojados agentes del orden no sin antes ponerse unos chalecos antibalas, no fuera a ser que el histórico bandolero les disparara una andanada de metralla con la ilegal reliquia.

Boquiabiertos se quedaron al entrar en el refugio y descubrir un arsenal de trabucos, pistolas de la época y navajas colgadas en las paredes, así como al resto de la banda armada con bandejas.

cuevaas01

Avisados, unos agentes de la Guardia Civil se personaron en el sitio para estudiar el arsenal encontrado y resolver qué hacer con él y sobre la pertinencia o no de contar con licencia de armas. Pasados los meses, no han vuelto a dar señales de vida. Deben estar descojonándose todavía.

Luis Candelas (1804-1837) fue un legendario bandolero madrileño ejecutado a garrote vil pese a no tener delitos de sangre en su haber. Uno de los sitios en los que dicen que se escondía es en una cueva ubicada entre Arco de Cuchilleros y la Plaza Mayor.

Es ahí donde, desde 1949, se encuentra el mesón más emblemático de Madrid, conocido por todos los madrileños y la mayoría de los turistas nacionales y extranjeros que visitan la capital, incluidos artistas, políticos y personajes ilustres: Las Cuevas de Luis Candelas.

Desde su inauguración, el local cuenta entre la multitud de objetos que decoran sus paredes con las citadas armas de principios del XIX, con los camareros disfrazados de bandoleros y, lo más significativo, un portero a modo de reclamo en la puerta vestido de Luis Candelas, trabuco incluido. Sin duda, de lo más fotografiado de la ciudad.

Get the Flash Player to see this content.

Cómo consentir un bandolero en Madrid, aunque sea de atrezzo. No vaya a cundir el ejemplo. Ya se sabe que estos bandidos robaban a los ricos para repartirlo entre los más necesitados, justo lo contrario que hacen los ladrones que gobiernan la ciudad y el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.