Una puta alcaldesa

Llamarla hija de puta sería ofender a su madre. Llamarla puta podría ofender a las profesionales del sexo. Pero es que Ana Botella es puta, a otro nivel que las prostitutas, pero una puta. Una puta alcaldesa. Y el Ayuntamiento que preside un burdel. Una casa de citas de alto estanding, donde se intercambian favores por dinero bajo la intermediación y supervisión de la madame.

Una puta alcaldesa que se vende para satisfacer las necesidades e intereses de sus amigos y clientes, a los que sirve con pasión y desenfreno.

Una puta alcaldesa que, sin embargo, no satisface a los ciudadanos que la pagamos, y eso que nos da por culo hasta la saciedad.

Una puta alcaldesa que ha dado sobradas muestras de incompetencia e incapacidad.

Una puta alcaldesa de un cinismo superlativo. Y es que hay que ser muy cínica y desvergonzada para decir que no dimite porque se siente legitimada por las urnas.

Una puta alcaldesa servicial en lencería fina para los amigos y dominatrix con el ciudadano.  Perversión esta última que ha provocado ya 5 muertos.

Una puta alcaldesa católica, apostólica, romana, de derechas y decente, faltaría más.

Una puta alcaldesa casada con un gilipollas que también colecciona muertos.

Una puta alcaldesa con la que nadie ha tenido el detalle de hacerle un buen regalo de Navidad.

602624_469567063095975_1417258464_n_thumb[1]Fuente de la imagen

Menéame Meneame

Tags: , , , ,

Comentarios cerrados.