Limpiadora destruye obra de arte de un museo por limpiarla

La fotografía siguiente es una obra de arte valorada en 800.000€ del artista  Martin Kippenberger (1953-1997) denominada Cuando empieza a gotear desde el techo, expuesta permanentemente en el museo Ostwald de Dortmund, al oeste de Alemania, una torre de planchas de madera en cuya base se sitúa un recipiente de goma con una gran mancha de cal blanca.

cuando_empieza_a_gotear_desde_el_techo.jpg_2033098437

Una de las limpiadoras del museo, en su afán de limpieza, dañó irreversiblemente (según la dirección y los restauradores del museo) la citada obra de arte al frotar hasta eliminar la mancha de cal blanca del recipiente utilizado por los albañiles en las obras.

Un portavoz de la galería subrayó que todas las empleadas de la limpieza son minuciosamente instruidas sobre su trabajo y se les advierte sobre lo que no deben tocar de ninguna manera. “Es igual que en casa, cuando se les dice: ‘Limpie todo, pero no me toque la mesa del escritorio'”, señaló Dagmar Papajewski, portavoz del departamento de Cultura de la ciudad de Dortmund, quien agregó que el caso se encuentra en manos de la compañía de seguros.

-¿Semejante estructura puede, debe, ser considerada obra de arte?

-¿Eso puede costar 800.000€?, ¿habría algún imbécil que los pagara?

-¿Es propio de exhibirse en un museo?

-¿Cómo puede ser irreparable un manchurrón de cal en una artesa de albañil?

-Es más estúpido ¿quién limpia una mierda, o el que la eleva a categoría de arte?

-Merece su sueldo ¿la limpiadora que limpia o el restaurador incapaz de restaurar lo que restauraría cualquier chapuzas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.