Telemadrid, nido de pedófilos?

No hace mucho que supimos que Sánchez Dragó era pedófilo, cuando otro colaborador de la TV pública madrileña, manifiesta tendencia semejante.

jpg_sostres

Salvador Sostres se llama el individuo y es tertuliano del programa Alto y Claro, presentado por Isabel San Sebastián. En una charla con los componentes del programa momentos antes de comenzar la emisión, este impresentable comenta en un plató lleno de niños españoles y marroquies de visita en Telemadrid (también despreciados por el picha brava por ser de Rabat): NIÑAS “que no huelen a ácido úrico, de primer rasurado, dulces como lionesas de nata y con carnes que rebotan”. De nada valen las indicaciones de la presentadora para que se callara al que califica de enfermo.

La cadena pública, no sólo no toma medidas contra quién así se manifiesta, si no que sí lo hará en contra de quién ha difundido de manera ilícita una conversación privada. Ahora entiendo la afinidad de Telemadrid con la Iglesia: tienen los mismos gustos y tendencias.

Plor otra parte, este fulano, lleva tiempo cubriéndose de gloria con sus comentarios. En el mes de septiembre pasado, fue declarado gilipollas del año en facebook creándose un grupo con ese nombre que sumó miles de adeptos, a raiz de  un artículo suyo en El Mundo por la muerte de Labordeta. Estos son algunos párrafos:

“Descanse en paz, amén, y todas esas cosas en las que él no creía pero que espero sinceramente que Ellas sí crean en él”. Esto escribe Sostres en el primer párrafo del texto “España después de Labordeta” para seguir con apuntes como: “es muy lamentable que todos nuestros cantautores sean comunistas. Esa cosa tan casposa del puño cerrado y de la equivocación sistemática, sin la más mínima decencia intelectual que les lleve por lo menos a reconocer que la economía de mercado les ha ido maravillosamente bien para engordar sus arcas”.

“Desaparecido Labordeta es hora que desaparezcan, también, todos aquellos productores de quesos que promocionaba en sus programas. No hay nada tan peligroso para la salud pública como los productos que vienen ’directamente de la granja’”, dice Sostres.

“Labordeta fue siempre un buen hombre. Un buen hombre totalmente equivocado, pero un buen hombre. Su puño cerrado y en alto del que tanto presumía fue siempre un escarnio a los millones de muertes que su ideología ha causado. Sus canciones van a sonar por última vez el día de su funeral y tal vez en algún documental de La 1 cuando dentro de muchos años vuelvan a mandar los socialistas. Su ruralismo de mochila y botas es precisamente lo contrario de lo que necesita España, que ya ha tenido bastante de perder el tiempo mirando árboles y se tiene que poner de una puñetera vez a trabajar”, concluye el artículo.

Otro ejemplo de la sensibilidad del gilipollas del año la tenemos en enero de este año, cuando se produce la tragedia de Haití, y escribe unartículo titulado “El Mundo menstrua”:

“Eso de Haití es un drama pero el mundo, a veces, hace limpieza. No podemos vivir todos tanto tiempo y sólo los mejores y los que viven en mejores condiciones perduran. El mundo menstrua, como así tiene que ser. No me alegro, de la tragedia de Haití, pero estas cosas pasan y equilibran el planeta. La mayor parte de los que pueden estar en desacuerdo con este tipo de comentarios son pobres muertos de hambre que suerte tienen que éstos que están más muertos de hambre que ellos, de vez en cuando, un mal viento se los lleva. Porque si el mundo no menstruara y tuviéramos que repartir la caridad entre todos los pobres del planeta, tarde o temprano todos estos funcionarios, vagos, y obreros que se toman la baja por causa de enfermedades imaginarias, se tendrían que poner a trabajar y los comités de empresa quedarían abolidos por razones de extrema necesidad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.